​Sobre El equilibrio de los Hemisferios

el

Por Manuel Orestes Nieto

(Poeta e intelectual panameño)

(Reseña y texto de contraportada del poemario El equilibrio de los Hemisferios de Gorka Lasa)

“El equilibrio de los hemisferios” es una pieza clave de la obra literaria de Gorka Lasa; creación plural, de muy alta frecuencia y coherencia, entramada con su capacidad de expresarse a través del dibujo de mandalas, narrador y pintor de mundos posibles.

Es un ascenso cualitativo a su ya nítido universo poético; una secuencia pulcra de sus cuadernos anteriores, un despliegue, sin alarde, de metáforas, imágenes e hipérboles que cautivan de principio a fin. Un viaje, siempre un camino, sus interrogantes y la búsqueda de respuestas. Una profundidad en el mar desplegado del ser humano.

Una propuesta limpia, diáfana y solar; poesía cargada de pasado, presente y porvenir, en una dialéctica equipada de sabidurías ancestrales, cielos reveladores, batallas en el tiempo, presencias de mundos simultáneos.
Poesis, a tres tiempos, enriquecida por un poeta de evidentes lecturas literarias y adhesiones filosóficas de épocas complejas, siempre asomado al pergamino de la historia humana, a las creaciones mentales para explicarse lo ignoto, a la maravillosa capacidad de la profecía.

Una combinación redonda de evocaciones, arcanos, cofres herméticos y viajes cósmicos. Misticismo sin hipotecas y con libertad para adentrarse a la llaga de la memoria y a los ritos.
Gorka Lasa navega, no en una corriente monotemática, sino en un plasma poético en expansión, al unísono con el universo, de gran belleza interior y de lenguaje depurado, con el idioma del poema eterno.

Su obra constituye una novedad singular en el panorama literario del país; pocas veces en nuestra poesía un oficiante de la palabra proyecta sus intereses supremos con tanta identidad y desplazamiento; aún lo hermético es evidente, aún la incorporación de mitos de tantos tiempos y del no-tiempo, nos hablan de nuestras raíces.

Estamos, sin duda, ante una excavación poética, una veta feliz, que apunta a la conexión individuo-mundo-destino, conmovedora y equilibrada en los hemisferios para poder acceder a la puerta del galáctico templo.

Manuel Orestes Nieto​  –  Panamá Julio 2012